Foro CAMUFLAJE, ARTE E ILUSTRACION MILITAR
Visualización
Fuente -A =A +A----.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 37 el Dom Oct 07, 2012 1:03 am.
Últimos temas
» Blindados de la infanteria de marina actuales y propuestos
Mar Nov 29, 2016 9:23 pm por zuhe

» Hongdu JL-11VV (K-8VV) Karakorum
Lun Nov 28, 2016 9:51 pm por canberrero

» Noticias de Aviación Militar
Dom Nov 27, 2016 9:35 pm por zuhe

» Noticias de la Fuerza Aérea de Irán
Dom Nov 27, 2016 7:51 am por zuhe

» Torpedos ¿Nacionales? e importados
Jue Nov 10, 2016 3:13 pm por zuhe

» Korean People's Army Naval Force
Jue Nov 10, 2016 12:39 pm por zuhe

» Comando de la Aviación del Ejército
Sáb Oct 29, 2016 8:53 pm por canberrero

»  Situación politica en Yemen
Sáb Oct 15, 2016 8:50 pm por zuhe

» Iran y sus UAV / UCAV
Miér Oct 05, 2016 8:34 am por zuhe

» Blindados de combate de infantería sobre ruedas BTR-80A
Jue Sep 29, 2016 11:56 am por zuhe

» Propuestas para el Ejército (Equipamiento y Tecnologia)
Jue Sep 29, 2016 11:01 am por zuhe

» AAET | Perfil Empresarial
Miér Sep 28, 2016 6:40 pm por canberrero

» POLITICA EXTERIOR: Tortuosas relaciones con USA
Vie Sep 23, 2016 2:22 pm por zuhe

» Armada de Iran
Mar Sep 20, 2016 1:42 pm por zuhe

» Armada de Vietnam
Dom Sep 11, 2016 3:00 pm por zuhe

» Álbum de fotos sobre la Armada
Dom Jul 31, 2016 8:46 pm por canberrero

» Retro FAV. Aquellos tiempos
Dom Jul 31, 2016 8:42 pm por canberrero

» Helicopteros AS-332 Super Puma, AS-532 Cougar
Jue Jul 28, 2016 5:07 pm por canberrero

» Flota de helicopteros de la FANB y entes cercanos
Vie Jul 22, 2016 3:47 pm por zuhe

» El Huracan Blindado
Vie Jul 22, 2016 3:35 pm por zuhe

EN TWITTER
En el blog

¿Que hay detras de las crisis arabes?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Que hay detras de las crisis arabes?

Mensaje  J0SEFERNAND0 el Jue Jun 09, 2011 3:51 am

Nada mejor que iniciar este debate con este excelente articulo del dia de hoy:


09-06-2011

Diez tesis sobre las rebeliones árabes actuales
Adonis
Al-Hayat


Primera tesis:


¿Qué perderían los árabes hoy si desaparecieran todos sus regímenes? La respuesta a esta pregunta define ya el valor y nivel de dichos regímenes. Lo más probable es que la inmensa mayoría de los árabes contesten: no perderíamos nada. No obstante, esta misma respuesta es la que convierte a la acción por cambiar dichos regímenes en una suprema responsabilidad histórica, tanto cultural como humana. Sobre todo, el cambio no debe reducirse únicamente al aspecto político-de poder, sino que ha ser global y radical, es decir, que transforme la estructura socio-cultural sobre la que se levantan dichos regímenes. El régimen político es parte de un todo, por lo que un mero cambio en cuanto poder, y nada más, no será más que una acción superficial, y nos devolverá, más pronto o más tarde, a los mismos problemas. La verdad es que la cuestión del poder ha sido, a lo largo de la historia de los árabes, su principal problema. La lucha por el poder fue siempre la causa de sus confrontaciones y guerras intestinas, y hasta de sus múltiples cismas y sectas. En ellos, el poder no emana de la gente como expresión de la voluntad popular, sino que viene de arriba, por lo que la violencia, el odio y la coacción son elementos consustanciales, casi orgánicos, de dicho poder. Esto no quiere decir que los árabes no hayan conocido califas y gobernantes con realizaciones culturales y civilizadoras importantes. Pero, esto tampoco niega el carácter básico y fundamental que la lucha por el poder tiene en la historia de los árabes. Existen muchos ejemplos, empezando por las guerras intestinas del islam, ya en la época fundacional, la de los califas ortodoxos [los cuatro primeros], y pasando por las épocas omeya y abasí, sin olvidar el clamoroso ejemplo ofrecido por al-Andalus. Luego, con la caída del califato otomano, el poder árabe recupera el modelo del califato con nombres y formas diferentes: «realeza», «democracia», «república», «liberalismo». Y los ejemplos de alianzas realizadas en el islam para preservar el poder, incluso con los enemigos del islam, son abundandes y bien conocidos por todos los interesados. Dentro de esta obsesión por el poder, hemos visto, y vemos, especialmente a «grandes» potencias extranjeras, apoyar a este o aquel gobernante árabe para que asegure sus intereses, y a pesar de ser conscientes de la corrupción del gobierno en cuestión. Y cuando ven que la poltrona de ese poder árabe empieza a zozobrar, las mismas potencias se apresuran a desprenderse de él. Y hasta puede que intervengan militarmente para derribarlo. Para ellas, lo importante es participar en el juego del poder árabe con una sola finalidad: garantizarse el dominio sobre tal poder. Palestina es una trágica muestra de la obsesión de los árabes por el poder. Los partidos palestinos, «revolucionarios» en origen, y coincidentes todos ellos en el principal objetivo de su razón de ser y en que se enfrentan a un mismo y crucial peligro, son dirigidos ante todo, sin embargo, por la idea del poder, por la lucha por el poder. Agreguemos que los problemas derivados de la lucha destructiva por el poder dentro del mismo partido, desde mediados del pasado siglo xx, no han sido, por su significado y consecuencias, menos peligrosos que los problemas generados por la lucha con el exterior colonialista (el Yemen democrático, Irak y Siria, son ejemplos de ello, aunque no los únicos).

Segunda tesis

El régimen existente en cualquier Estado árabe es, en cuanto mecanismo de poder, una variación del régimen del califato, según he indicado. Por tanto, no es un simple sistema de gobierno y hombres que gobiernan, sino, ante todo, una cultura: una cultura en el sentido amplio de contrapuesta a la naturaleza. Es religión, pensamiento, literatura, arte, valores, ética, obras, visiones de las cosas. Reducir la oposición a todo ello exclusivamente a la política, al simple hecho de derribar el sistema en tanto gobierno o poder, no es más que reducir la propia oposición. Se convierte en mero acto político: cambiar un sistema de gobierno tiránico y corrupto por otro, del que se espera que sea menos tiránico y corrupto. Digo «del que se espera», porque es imposible que el sistema de gobierno sea democrático si no se cambia toda la estructura socio-cultural. Por ello, la oposición ha de ser político-cultural y actuar para cambiar los fundamentos sobre los que se asienta el sistema al que se opone: religiosos, sectarios, tribales, facciosos. De otro modo, la oposición no será más que otra forma del poder al que se opone.

Tercera tesis

Hoy, por efecto de las rebeliones promovidas por las jóvenes y los jóvenes, hoy, más que en cualquier tiempo pasado, es posible poner las bases de ese tipo de cambio. Un cambio que permita, a su vez, ponerse a construir una sociedad árabe nueva, una nueva vida humana árabe plenamente liberada de la cultura del poder del pasado. El pasado, en todas sus variantes religiosas, políticas y sociales, no es referente. Mirar al pasado como punto de referencia, significa continuar ligados al sectarismo, al tribalismo y a todo lo que nos hace volver atrás. En el pasado, el poder procedía de arriba, como señalé: por herencia, fuese califal o regio, o por el asalto de un grupo sobre otro. El «golpe militar» representa, en la época moderna, la más horrenda, atroz y necia forma de asalto. Hoy, las rebeliones árabes nos recuerdan que el poder puede construirse desde abajo: desde la calle, la gente y la vida. Y esto es algo completamente nuevo en la vida árabe. Por eso, hay que celebrarlo y preservarlo, apoyarlo, profundizar en sus principios, sumarse a ello. Se trata, eso sí, solo de una «siembra» cuya «cosecha» requiere, para que sea fructífira y creadora, una doble y simultánea lucha contra el ámbito por el que discurre el poder árabe, el de lo medieval-religioso, en sus diversas formas y entrecruzamientos, y contra la cultura que lo instituye e inculca. Dentro de este marco específico en el que he dicho, y repito, que no acepto ir en una manifestación política que salga de la mezquita con proclamas políticas. La mezquita es un símbolo religioso, y salir de ella en nombre de la política, y con fines políticos, convierte ese símbolo en simple instrumento político. Y estropea, en su esencia, el pensamiento opositor civil, la acción opositora civil, y pone al frente y al mando a la religión y a la religiosidad. No me interesa la oposición si no es civil, si no es ajena a cualquier horizonte religioso.

Cuarta tesis

Con todo esto, no se hace un llamamiento contra la religión en sí, o contra la religiosidad, sino que se apela a rechazar el uso político y social de la religión. El derecho del individuo a la fe y a la religiosidad es inapelable. Es un derecho que respeto y defiendo. Mas, la sociedad como un todo no se construye sobre la ciudadanía religiosa, sino sobre una ciudadanía civil. Solo así se garantizan los derechos humanos, es decir, con independencia del credo, de la pertenencia, del sexo y de la raza; solo de este modo se garantiza el edificio social. Cualquier uso político de la religión es, en sí mismo, una forma de violencia: no solo contra «el cuerpo», sino también contra «el espíritu». Y es, por ello, la más despreciable forma de violencia ejercida contra el ser humano, ya que afecta a lo más profundo de su ser: a su conciencia, su libertad, su pensamiento, incluso su imaginación.

Quinta tesis

Basándonos en lo precedente, la oposición debe practicar un discurso que supere los conceptos de «minoría» y «mayoría», salvo en el sentido político-democrático de unas elecciones legales y libres. Y partiendo de aquí, es evidente que no se puede construir la democracia y respetar los derechos y libertades humanas más que en una sociedad civil. Toda sociedad en la que se mezcle la política con la religión es de todo punto contraria a la democracia. La religión pertenece exclusivamente al mundo privado del individuo, mientras que los derechos de la sociedad y del ser humano son públicos, civiles y sociales. La ley religiosa es, en sentido estricto, asunto del individuo religioso, no de la sociedad. Por tanto, oponerse a cualquier forma de interrelación entre la religión, de un lado, y el Estado y las instituciones sociales, sus políticas, artes y cultura, de otro, es absolutamente elemental. Carece de sentido cualquier oposición árabe, sobre todo en los países con numerosas religiones, que no adopte este principio como regla principal de su pensamiento y acción. Enjuiciar al ser humano religiosamente, es decir, enjuiciar la fe y la incredulidad, no solo es injusticia u opresión, sino que es antihumano, contrario a la humanidad del ser humano. Y lo es porque se trata de un juicio anulador, que niega los derechos y libertades del otro-diferente. Una sociedad compuesta por numerosas religiones no es en la realidad civil una sociedad, en el profundo sentido humano, sino un conjunto de bloques humanos, formalmente unos al lado de otros, pero en esencia excluyentes. Por su propia naturaleza, toda norma religiosa estipula la mutua exclusión.

Sexta tesis

En este nivel, y en este contexto, ¿qué sentido o valor tiene el cambio en la sociedad si no va esencialmente unido a la liberación de la mujer de todas las cadenas que se le imponen? ¿Qué sentido tiene la propia sociedad si la mujer no es libre dentro de ella igual que el hombre, y en todos los campos y niveles? Esto debe ser fundamental en el pensamiento y en la acción de la oposición, es decir, acabar con la parálisis y desigualdad existentes en la sociedad árabe a través de la liberación de la mujer. La oposición debe proclamar dicha liberación en un documento o texto que sea, históricamente, equivalente a la declaración de los derechos humanos.

Séptima tesis

En este marco, es obligado contemplar con honda perspectiva crítica la terminología islámica que se aplica y emplea demasiado a la ligera. Por ejemplo, los conceptos de «islam político» o «islam moderado». Hay musulmanes políticos y musulmanes moderados. Pero no es correcto definir el islam, en tanto religión, como «político» o «moderado», cuando se habla sobre asuntos políticos, sociales y culturales. Aceptar un concepto así conlleva aceptar otros, como los de «extremismo», «fanatismo», «intolerancia», etc., lo cual introduce lo divino en la «disputa» convirtiéndola en ideología. Por ejemplo, ¿qué significa «el islam moderado» en lo relativo a la sociedad civil, el arte, el pensamiento, la música, la vida del cuerpo, el sexo y el amor? ¿Quién y cómo decide el grado de esa «moderación»? ¿De dónde viene la «esencia» de la moderación? ¿De una lectura privada, de una comprensión particular? ¿Y cómo? ¿Y cuál es el lugar de la norma religiosa en esa moderación, sobre todo en lo relativo a la mujer, y al otro no musulmán, y a aquel otro que nació musulmán y decidió irse enteramente al mundo civil? El musulmán es susceptible, u objeto, de definición tanto en positivo como en negativo.

Octava tesis

Pero el islam sólo puede definirse en su nombre y por sí mismo. Cada vez resulta más evidente, sobre todo a la luz de las rebeliones árabes, que para el Occidente político, americano-eurpopeo, el islam no es más que un instrumento. No le interesa como religión, cultura o civilización. Lo que le importa es cómo utilizar ese inmenso «ejército» llamado islam de acuerdo con sus planes político-estratétigos. Esa es la cuestión. Las líneas e hilos con los que se teje el islam del Próximo Oriente, que incluyen también al islam asiático a él vinculado, forman ese «ámbito» del islam que protege las fuentes petrolíferas, frena la expansión china y le dice a Rusia que «no». Resulta sarcástico que este Occidente político pretenda que con todo esto que hace defiende los derechos de los musulmanes. Y lo que resulta más sarcástico aún es que este Occidente continúa, desde el establecimiento del Estado de Israel, despreciando todavía esos derechos y animando a no respetarlos y pisotearlos en Palestina. La hipocresía practicada por Occidente frente a los árabes y musulmanes es otra forma de colonizarlos culturalmente. Es otra forma de destrucción.

Novena tesis

Cualesquiera que sean las circunstancias y cualesquiera que sean los resultados de las movilizaciones y rebeliones árabes (para mí positivas en todos los casos y en más de un nivel), las fuerzas progresistas democráticas de cada país árabe, especialmente en Siria, las organizaciones civiles, las asociaciones juveniles democráticas, sobre todo las feministas, deben formar una alianza democrática para luchar teórica y prácticamente por el establecimiento de un Estado civil, de instituciones civiles y de una sociedad civil. Y para evitar que los países árabes se deslicen hacia gobiernos religiosos en nombre del «islam moderado» o hacia gobiernos tiránicos y totalitarios.

Décima tesis

Stendhal decía que si una persona quiere ser miembro destacado de una gran sociedad debe aprender el arte de sacrificar concesiones a la voluntad general, aunque ésta se encuentre equivocada. Si no lo hace así, esa persona no será nada, ni logrará nada, y no merecerá más apelativo que el de «hijo extraviado». Yo, personalmente, prefiero ser un «hijo extraviado» antes que apoyar la voluntad general equivocada.

NOTA

Ali Ahmad Said Esber, nacido en 1930 y conocido por su psuedónimo Adonis o Adunis,es un poeta y ensayista sirio , quizás el intelectual árabe vivo de más prestigio y mayor reconocimeinto internacional.

Traducción del árabe de José Miguel Puerta Vílchez [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
Así le cantaron la cartilla a un "estimado" amigo nuestro, por ahí, por la red:

"Lo que te importa no es la verdad, sino cómo justificar tus prejuicios..." [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


J0SEFERNAND0
Moderador Global
Moderador Global

Nombre : José Fernando
Apellido : Altuve
Mensajes : 5214
Fecha de inscripción : 11/05/2010
Localización : Caracas, Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que hay detras de las crisis arabes?

Mensaje  J0SEFERNAND0 el Lun Oct 10, 2011 3:29 am

Este articulo hay que leerlo poco a poco:


¿Hasta donde llegará este incendio?
Fuego en el Magreb
Por: Miguel A. Jaimes N.
Fecha de publicación: 09/10/11



El Magreb es el sagrado suelo de los Bereberes. Su población es mayoritariamente musulmana y su hierático nombre significa: Lugar por donde se pone el sol. Está conformado por: Argelia, Mauritania, Sahara Occidental, Túnez, y Libia. Todos suman ochenta y cinco millones de habitantes.

Históricamente sus tierras han estado dominadas por Francia, Italia y España, países europeos encargados de saquear sus reservas y de imponer a la fuerza sus regímenes políticos.

Pero hubo un hecho de trascendental consecuencia vivido a partir del diez y siete de diciembre del dos mil diez. Un joven ingeniero de veinticuatro años, Mohamed Buazizi se inmola en plena plaza central de Túnez, esto, ante la negativa de la policía de devolverle la fruta decomisada que vendía para el sustento de su pobre familia.

Buazizi, agonizó en un hospital público y el cuatro de enero de dos mil once fallece, todo Túnez fue a su entierro y para finales de mes, el régimen despótico de Ben Ali, tirano que llevaba veintiún años en el poder, cayó.

Allí comienza: La Revolución del Pan. La cual es extendida a Egipto, Bahréin y hoy hábilmente ha sido estacionada con la invasión a Libia por parte de la OTAN y amenaza con extenderse militarmente contra Irán, Siria y una gran revuelta que puede llegar a destronar los emires saudíes (Arabia Saudita).

La también conocida: Revolución del Jazmín está contaminada por intereses imperiales, estos, saben que hubo una revolución y la dejan, para que todo siga igual.

Pero, ¿qué es lo que defiende el gran capital internacional cuando el actual sistema económico hace aguas y todo indica que está llegando a su fin?

La respuesta está en el cuido y traspaso de los cuatro ciclos sistémicos de la gran acumulación del capital:

Podemos identificar un Primer Ciclo, conocido como el genovés que fue desde los Siglos XV hasta principios del siglo XVII. Las riquezas fueron obtenidas de los saqueos de Italia y España, esta última en el llamado “Descubrimiento de América”.

Cuando este Ciclo hizo aguas, toda aquella gigantesca base de dinero, joyas, perlas preciosas y oro pasaron al conocido Ciclo Holandés, periodo que abarcó desde los siglos XVI hasta finales del siglo XVIII.

Posteriormente, vino el gran Ciclo Británico el cual heredo todas aquellas increíbles reservas y las desarrollo desde la segunda mitad de los siglos XVIII, siglo XIX, llegando hasta los primeros años del siglo XX.

Actualmente estamos en el Ciclo Americano, iniciado desde finales del siglo XIX y que ha continuado hasta la actual expansión financiera, uno de los más largos, por eso se le conoce como El Largo Siglo Veinte.

Actualmente, todo indica que este siglo caerá, sólo que ha sido protegido desde la propuesta liberal, posteriormente el neoliberalismo y la actual globalización, la cual fracasa hoy, dejando la defensa a los señores de las guerras, estamos frente a un gobierno mundial militar: la Pentagonizacion.

Pero cuidado, esto caerá, y crearan otro sistema parecido a los anteriores donde el gran capital será nuevamente arrastrado con un nuevo elemento, las pletóricas reservas de petróleo acumuladas en el cartel OPEP. Por eso todas las guerras desde 1990 han sido contra los países miembros de esa corporación. Y el cuido de las grandes reservas almacenadas en los bancos centrales de cincuenta países y que están protegidos por la gran banca Suiza.

La pentagonizacion se ha caracterizado por las expansiones materiales del sistema-mundial capitalista. Cuando estas expansiones alcanzan su límite, el capital se desplaza al ámbito de las altas finanzas, donde la competencia militarizada entre Estados por el capital ofrece las mayores oportunidades para las expansiones financieras.

Por eso el actual largo siglo veinte ha sido protegido por varias doctrinas político-económicas, permitiendo avanzar los regímenes de acumulación en sus distintas fases, desde:

El Taylorismo (1912) (impuestos; flexibilización laboral).

El Keynesianismo (1930) (proteccionismo).

El Fordismo (1940) (producción en serie).

Neo keynesianismo y neofordismo (1970) (mixtura de modelos anteriores).

Financierización del capital (1980-1990) (neoliberalismo).

Contrarreforma liberal (1990) capitalismo organizado Vs. Capitalismo desorganizado.

Hoy estamos frente a la dominación de la Globalización, ejecutada por la actual pentagonizacion o regímenes de guerras. Esta última (pentagonizacion o regímenes de guerras) se inicio a partir del dos de agosto de 1990 cuando la invasión contra Kuwait, primero por Irak y luego por EE.UU. El nuevo orden mundial se lanzo para apoderarse de cien billones de dólares, utilizando para ello a 500 mil de sus soldados.

Esta es la causa de las cinco razones que pudiésemos enumerar en la insurrección árabe: histórica, política, económica, climática y social. Lo cual cambio el curso de los acontecimientos en el Magreb Oriental, que justo se iniciaron en diciembre 2010 con la auto inmolación de Buazizi y de otros más en Egipto.

Para añadir otro aspecto geopolítico de crisis, tenemos que después de los grandes incendios que acabaron con miles de hectáreas de sembradíos en Rusia, esta suspendió en más de un 70% las importaciones a estos países, entre esos estaba Túnez, desabastecida, y lo interrumpido eran insumos para la dieta diaria de estos habitantes, y los precios se elevaron en un 49% siendo la segunda alza más grande de los últimos veinte años, la más cercana había sido en 1990.

Esto acelero la caída de Ben Ali, quien huye hacia Arabia Saudita, país que lo protege y quien no se atreve a deportado, oprobioso torturador al que le exhibían en los sótanos del ministerio del interior como atormentaban y asesinaban a quienes él tildaba de opositores. Hoy, exhibe un exilio dorado, pues al partir, aparte de llevarse miles de dólares y euros, también se robo tonelada y media de oro.

Por eso, hoy la OTAN y los EE.UU han criminalizado internacionalmente la política del Magreb y han descriminalizado por ejemplo las duras acciones de Indonesia e Israel, acusan de criminales a Sadam, Almanediya y Gadaffi, mientras se reparten a Argelia y Libia para los franceses, Marruecos, Irak y Kuwait para los americanos, Yemen para Al-Qaeda y Egipto para los ingleses.

Aquí en Venezuela las cosas no cambian, pues a partir del catorce de febrero de 2011 es publicado en Gaceta Oficial número 39.615 que nuestro país tiene 296.500.944 en reservas, superiores a las de Arabia Saudita, ahora, ¿contra quién será la nueva guerra?

Este es el nuevo mapa de las reservas mundiales de crudo. Juzguen ustedes.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
Así le cantaron la cartilla a un "estimado" amigo nuestro, por ahí, por la red:

"Lo que te importa no es la verdad, sino cómo justificar tus prejuicios..." [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


J0SEFERNAND0
Moderador Global
Moderador Global

Nombre : José Fernando
Apellido : Altuve
Mensajes : 5214
Fecha de inscripción : 11/05/2010
Localización : Caracas, Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que hay detras de las crisis arabes?

Mensaje  J0SEFERNAND0 el Sáb Sep 15, 2012 8:22 pm

¿Detras de la Primavera Arabe esta Israel?

Al menos a mi no me queda duda. Si bien hay infinidad de factores.

Pero si vemos bien la "jugada" de la pelicula contra el Islam, vemos que todas estas revueltas, tenian un proposito: pescar en rio revuelto en medio del caos.

Israel aprendieron por siglos, a jugar con el caos, nadie conoce mejor al mundo islamico y cristiano, que el propio mundo judio, y el sionismo viene del mundo judio.

Los sionistas conocen las grandes debilidades de unos y otros, pero ademas son maestros del arte de aprovecharse del caos, son doctos en Teoria del Caos, pues.

_________________
Así le cantaron la cartilla a un "estimado" amigo nuestro, por ahí, por la red:

"Lo que te importa no es la verdad, sino cómo justificar tus prejuicios..." [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


J0SEFERNAND0
Moderador Global
Moderador Global

Nombre : José Fernando
Apellido : Altuve
Mensajes : 5214
Fecha de inscripción : 11/05/2010
Localización : Caracas, Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que hay detras de las crisis arabes?

Mensaje  J0SEFERNAND0 el Miér Mayo 15, 2013 1:49 am

15-05-2013

Siniestras similitudes entre Siria e Irak
Lecciones históricas que Occidente se niega a aprender

Patrick Cockburn
CounterPunch

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens



Después de la Primera Guerra Mundial, es sabido que Gran Bretaña crearon el moderno Medio Oriente dividiendo lo que había sido el Imperio Otomano. Las fronteras de nuevos Estados como Iraq y Siria fueron determinadas según las necesidades e intereses británicos y franceses. Los deseos de los habitantes locales fueron generalmente ignorados.

Ahora, por primera vez en más de 90 años, el ajuste de posguerra en la región se está deshaciendo. Las fronteras exteriores ya no son las infranqueables barreras que fueron hasta hace poco, mientras es tan complicado cruzar las líneas divisorias internas como las fronteras internacionales.

El gobierno sirio ya no controla numerosos cruces de frontera hacia Turquía e Iraq, los rebeldes sirios avanzan y se retiran sin obstáculos a través de las fronteras internacionales de su país, mientras combatientes chiíes y suníes del Líbano combaten crecientemente en lados opuestos dentro de Siria. Los israelíes bombardean Siria cuando quieren. Por cierto, los movimientos de bandas de guerrilleros en medio de una guerra civil no significan necesariamente que el Estado se esté desintegrando. Pero la permeabilidad de sus fronteras sugiere que quienquiera salga como vencedor de la guerra civil siria gobernará un Estado débil apenas capaz de defenderse.

El mismo proceso tiene lugar en Iraq. La así llamada línea de intervención que divide territorio controlado por los kurdos en el norte del resto de Iraq es cada vez más una frontera defendida a ambos lados por la fuerza armada. Bagdad enfureció a los kurdos el año pasado al establecer el Comando de Operaciones Dijla (Tigris), que amenazó con imponer el control militar sobre áreas disputadas entre kurdos y árabes.

Las línea divisorias se complicaron en Iraq después de la masacre d Hawaijah del 23 de abril que causó la muerte de por lo menos 44 árabes suníes. Esto ocurrió después de cuatro meses de manifestaciones suníes masivas pero pacíficas contra la discriminación y la persecución. El resultado de esta desavenencia cada vez más profunda entre los suníes y el gobierno dominado por chiíes en Bagdad es que las tropas iraquíes en áreas de mayoría suní se comportan como un ejército de ocupación. De noche, abandonan puestos avanzados aislados para poder concentrarse en posiciones defendibles. El control del gobierno iraquí en la mitad septentrional del país es cada vez más débil.

¿Importa realmente al resto del mundo quién combate contra quién en las ciudades empobrecidas del campo del interior sirio o en los llanos y montañas de Kurdistán? La lección de los últimos miles de años es que es muy importante. La región entre la costa mediterránea de Siria y la frontera occidental de Irán ha sido tradicionalmente una zona en la cual chocan los imperios. Mapas del área están salpicados de los nombres de campos de batalla en los que romanos combatieron contra partos, otomanos contra safávidas, y británicos contra turcos.

Es interesante pero escalofriante ver la negligencia con la cual británicos y franceses dividieron esta área según el Acuerdo Sykes-Picot de 1916. Los británicos debían controlar las provincias de Bagdad y Basora y tener influencia más al norte. Los franceses debían tener el sudeste de Turquía, el norte de Siria y la provincia de Mosul, de la que se creía que contenía petróleo. Resultó, sin embargo, que la generosidad británica respecto a Mosul se debía a que los británicos habían prometido Turquía oriental a Rusia zarista y pensaban que sería útil tener un cordón sanitario francés entre ellos y el ejército ruso.

Sykes-Picot reflejaba prioridades de tiempos de guerra y nunca fue implementado como tal. La promesa británica de dar Mosul a Francia fue anulada por la revolución bolchevique en 1917 y la publicación poco elegante por los bolcheviques de los acuerdos secretos de Rusia con sus antiguos aliados franceses e ingleses. Pero en negociaciones en 1918-19 que llevaron al Tratado de Versalles, se prestó solo una atención descuidada al efecto a largo plazo de la distribución de los despojos.

Al discutir Mesopotamia y Palestina con David Lloyd George, Georges Clemenceau, el Primer Ministro francés, quien no estaba muy interesado en Medio Oriente, dijo: “Decidme lo que queréis”. Lloyd George: “Quiero Mosul”. Clemenceau: “Lo tendréis. ¿Algo más?” Lloyd George: “Sí, también quiero Jerusalén”. Clemenceau también estuvo rápidamente de acuerdo, aunque advirtió que podría haber problemas con Mosul, donde ya entonces se sospechaba que hubiera petróleo.

Esas negociaciones tienen una fascinación especial porque tantos de los temas supuestamente solucionados siguen todavía en disputa. Peor todavía, acuerdos alcanzados entonces establecieron la base para tantas disputas futuras y guerras que todavía continúan, o están por venir. Los argumentos utilizados en esa época siguen prevaleciendo.

No es sorprendente que los dirigentes de los 30 millones de kurdos sean los más contentos con la desacreditación de acuerdos de los cuales, ellos, junto con los palestinos, debían ser las mayores víctimas. Después de ser divididos entre Iraq, Turquía, Irán y Siria, sienten que finalmente ha llegado su hora. En Iraq, gozan de autonomía cercana a la independencia, y en Siria han tomado el control de sus propias ciudades y aldeas. En Turquía, mientras los guerrilleros kurdos turcos comienzan a desplazarse a las montañas Qandil en el norte de Iraq según un acuerdo de paz, los kurdos han mostrado que, en 30 años de guerra, el Estado turco no ha logrado aplastarlos.

Pero mientras colapsa el ajuste de Medio Oriente del Siglo XX, es poco probable que el resultado sea paz y prosperidad, Es fácil de ver lo que está mal en el caso de los gobiernos actuales de Iraq y Siria, pero no lo que los reemplazaría. Por ejemplo, consideremos el casi unánime aplauso de políticos y medios extranjeros ante la caída del coronel Gadafi en 2011, y miremos la Liba actual, su gobierno permanentemente acosado o huyendo de los pistoleros de las milicias.

¿Si el presidente Bachar el-Asad cayera en Siria, quién lo reemplazaría? ¿Existe alguien que realmente piense que la paz sería automática? ¿No es mucho más probable que habría una guerra continuada e incluso intensificada, como ocurrió en Iraq después de la caída de Sadam Hussein en 2003? Los rebeldes sirios y sus patrocinadores minimizan los parecidos entre las crisis en Iraq y Siria, pero hay siniestras similitudes. Sadam podrá haber sido impopular en Iraq, pero los que lo apoyaban o trabajaban para él no pudieron ser excluidos del poder y convertidos en ciudadanos de segunda clase sin una lucha.

Las recetas estadounidenses, británicas y francesas para Siria parecen estar tan cargadas de un potencial para desastre como sus planes en 1916 o 2003. Al hablar de que Asad no puede jugar ningún papel en un futuro gobierno sirio, el Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, habla del líder de un gobierno que solo ha perdido una capital principal frente a los rebeldes. Semejantes condiciones solo pueden ser impuestas a los derrotados o próximos a ser derrotados. Esto solo sucederá en Siria si potencias occidentales intervienen con medios militares a favor de los insurgentes, como hicieron en Libia, pero los resultados a largo plazo pueden ser igual de funestos.

PATRICK COCKBURN es autor de Muqtada: Muqtada Al-Sadr, the Shia Revival, and the Struggle for Iraq.

Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
Así le cantaron la cartilla a un "estimado" amigo nuestro, por ahí, por la red:

"Lo que te importa no es la verdad, sino cómo justificar tus prejuicios..." [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


J0SEFERNAND0
Moderador Global
Moderador Global

Nombre : José Fernando
Apellido : Altuve
Mensajes : 5214
Fecha de inscripción : 11/05/2010
Localización : Caracas, Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que hay detras de las crisis arabes?

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 4:27 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.