Foro CAMUFLAJE, ARTE E ILUSTRACION MILITAR
Visualización
Fuente -A =A +A----.
¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 37 el Dom Oct 07, 2012 1:03 am.
Últimos temas
» Adolfo Alfonzo
Jue Feb 23, 2017 9:53 pm por aquiles

» Ejército de la Federación Rusa
Mar Feb 21, 2017 6:40 pm por zuhe

» Noticias de la Fuerza Aérea de israel
Sáb Feb 11, 2017 9:36 am por zuhe

» AAET | Perfil Empresarial
Mar Ene 31, 2017 8:21 am por canberrero

» Comando de la Aviación del Ejército
Dom Ene 29, 2017 6:09 pm por zuhe

» Retro FAV. Aquellos tiempos
Miér Ene 25, 2017 3:25 am por canberrero

» Hongdu JL-11VV (K-8VV) Karakorum
Miér Ene 25, 2017 3:20 am por canberrero

» Entrenador avanzado. ¿YAK-130, L-15?
Mar Ene 03, 2017 9:51 pm por zuhe

» Fuerzas Aérea de Honduras
Mar Ene 03, 2017 9:32 pm por zuhe

» Fuerza Naval de Honduras
Jue Dic 29, 2016 3:46 pm por tavor

» Noticias de Aviación Militar
Miér Dic 14, 2016 10:11 pm por zuhe

» Blindados de la infanteria de marina actuales y propuestos
Mar Nov 29, 2016 9:23 pm por zuhe

» Noticias de la Fuerza Aérea de Irán
Dom Nov 27, 2016 7:51 am por zuhe

» Torpedos ¿Nacionales? e importados
Jue Nov 10, 2016 3:13 pm por zuhe

» Korean People's Army Naval Force
Jue Nov 10, 2016 12:39 pm por zuhe

»  Situación politica en Yemen
Sáb Oct 15, 2016 8:50 pm por zuhe

» Iran y sus UAV / UCAV
Miér Oct 05, 2016 8:34 am por zuhe

» Blindados de combate de infantería sobre ruedas BTR-80A
Jue Sep 29, 2016 11:56 am por zuhe

» Propuestas para el Ejército (Equipamiento y Tecnologia)
Jue Sep 29, 2016 11:01 am por zuhe

» POLITICA EXTERIOR: Tortuosas relaciones con USA
Vie Sep 23, 2016 2:22 pm por zuhe

EN TWITTER
En el blog

¿Han tenido exito las Tecnoguerras?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Han tenido exito las Tecnoguerras?

Mensaje  J0SEFERNAND0 el Lun Sep 03, 2012 5:03 am

No todo esta dicho en este tema, pero para comenzar, sería bueno leer esto:

03-09-2012

Por qué fracasan las tecnoguerras

Manuel E. Yepe
Rebelión



Pese al abrumador papel desinformante que desempeñan los grandes medios corporativos de prensa a nivel global, es evidente que Estados Unidos, el principal promotor de guerras en nuestros días no ha sido capaz de materializar exitosamente ninguna.

Esta aparente incapacidad de Estados Unidos de "ganar" sus guerras es aún más sorprendente si se comparan los recursos materiales, tecnológicos y financieros que dedica Washington a cada una y al conjunto de estas guerras con aquellos de que disponen sus adversarios -siempre naciones del tercer mundo.

Algunas de las razones para tal fenómeno fueron abordadas por Russia Today en un trabajo titulado "¿Las bombas caseras derrotan a las de alta tecnología (high-tech)? El fracaso de la guerra afgana se fundamenta".

La imposibilidad de que Estados Unidos "gane" la guerra en Afganistán se expresa en su incapacidad de debilitar la resistencia armada a la ocupación y los inconvenientes que siempre encuentra para apuntalar un gobierno títere adecuado, dice RT.

Se lamentan los agresores de que los combatientes locales que reclutan reciben las armas que ellos les entregan simplemente para usarlas contra los invasores extranjeros- algo que los afganos han estado haciendo a lo largo de su historia.

Si esto suena a narrativa familiar, es porque Estados Unidos sostuvo una guerra similar en el sudeste asiático, Laos y Vietnam, donde ocurría lo mismo.

En una entrevista que concedió en 1987, el doctor James William Gibson, autor del libro La guerra perfecta: Tecnoguerra en Vietnam, hizo en un análisis histórico de aquella guerra, que fue conducida con mentalidad de "proceso de producción", con técnicas de dirección dirigidas a motivar a los soldados, oficiales de mando y hacedores de las políticas de conducción y dirección, dentro del declinante paradigma imperial global.

Gibson señalaba los obvios defectos de aplicar un enfoque de "proceso de producción" a una guerra. La motivación de los soldados por el cumplimiento de sus cuotas de participación les lleva a falsear números, o peor aún, a tomar vidas inocentes en un esfuerzo desesperado y disoluto por sobrevivir. Los oficiales, asimismo, toman decisiones tácticamente fatales sencillamente para satisfacer cuotas irracionales en su puja aduladora por ascender en la jerarquía militar.

Las guerras “por suma de vectores” son las que no se basan en una justa causa de defensa nacional ni están destinadas a alcanzar objetivos estratégicos concretos, sino guerras motivadas por una suma de intereses oportunistas que buscan beneficiarse de las reglas que fijan los políticos.

Eso son las guerras de Estados Unidos, desde la vietnamita hasta la afgana, nunca fueron (para EEUU) de defensa nacional. Son aventuras militares vendidas al público como "necesarias para la seguridad nacional". En realidad, todas han respondido a cambios en las esferas geopolíticas de influencia y al deseo de la elite gobernante en Washington de dominarlas.

El objetivo de apuntalar un gobierno títere en Vietnam del Sur fracasó dejando millones de muertos y literalmente exhausto a Estados Unidos, tanto en los combates como financieramente. Solo el complejo industrial militar salió fortalecido.

“Hoy, aquellos mismos intereses corporativos financieros han vuelto a la carga”, dice el periodista Tony Cartalucci en un artículo aparecido en el portal alternativo Activist Post.

La élite solo extrajo como lección de la derrota de Vietnam la de que, para obtener mayores beneficios en el "proceso de producción" de las guerras, se requiere el manejo de la percepción pública y la eliminación de la disidencia política. Han aprendido que la guerra hay que librarla contra la población interna con tanto vigor como contra el adversario externo.

Y cuando los estadounidenses se preguntan si sus dirigentes aprendieron algo en Vietnam habría que decir que para nada ha influido en ellos la humillación por la desordenada huida ante el descalabro que le propinara el pueblo vietnamita. Aquella debacle afectó seriamente al pueblo norteamericano, pero no a la oligarquía imperialista.

De hecho, -como dice Tony Cartalucci- de la guerra contra Vietnam nuestros líderes sólo derivaron la necesidad de perfeccionar el camino de la "tecnoguerra"… y en eso están desde entonces.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
Así le cantaron la cartilla a un "estimado" amigo nuestro, por ahí, por la red:

"Lo que te importa no es la verdad, sino cómo justificar tus prejuicios..." [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

avatar
J0SEFERNAND0
Moderador Global
Moderador Global

Nombre : José Fernando
Apellido : Altuve
Mensajes : 5216
Fecha de inscripción : 11/05/2010
Localización : Caracas, Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Han tenido exito las Tecnoguerras?

Mensaje  J0SEFERNAND0 el Dom Sep 23, 2012 3:37 pm

23-09-2012

El coste letal de la guerra de drones: una visión muy personal
"Estaba a punto de ordenar un ataque de drone contra un insurgente talibán cuando me di cuenta de que se trataba de un niño afgano jugando"

James Jeffrey
ICH/The Guardian

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens



Me vi atrapado entre la necesidad de continuar el debate sobre los drones (aviones teledirigidos sin tripulación) y la necesidad de evitar los recuerdos desagradables que provoca. Utilicé drones durante el punto más bajo de mi carrera militar que fue un período operacional en Afganistán. Recuerdo que alisté un ataque de un Predator estadounidense antes de decidir que el monitor del ordenador no mostraba a un insurgente talibán enterrando un artefacto explosivo improvisado en la carretera, sino a un niño jugando en la tierra.

Después de volver de Afganistán a finales de 2009, abandoné el ejército británico en 2010. Quería distanciarme lo más posible del Reino Unido, y me fui a estudiar a EE.UU. (donde todavía resido). Al hacerlo, me instalé impensadamente en el país que encabeza el desarrollo de la tecnología y utilización de drones, destacada en cada informe sobre un ataque de drones y las usuales víctimas civiles.

La filósofa política Hannah Arendt describió la historia de la guerra en el Siglo XX como la creciente incapacidad del ejército de cumplir su función básica: defender a la población civil. Mis experiencias en Afganistán llevaron el tema a un punto crítico, dejándome incapacitado para comprender de que mi papel como soldado había cambiado, en palabras de Arendt, de “la de protector a ser un vengador tardío y esencialmente fútil”. Nuestras acciones colectivas en Irak y Afganistán después del 11-S fueron, y siguen siendo, una fútil venganza y los drones son el último progreso tecnológico para empoderar esa estrategia defectuosa.

Los drones se están convirtiendo en los instrumentos preferidos de venganza, y su propósito principal es análogo a la cambiante relación entre sociedad civil y guerra, en la cual esta última se realiza a control remoto y a una distancia segura para que la implementación de muerte y asesinato se haga cada vez más agradable.

¿Hipérbole? Pero yo estuve allí. Me senté con mi traje de camuflaje y participé en las clases de reglas de enfrentamiento y de guerra ética. Y francamente, yo no acepto mucho –si algo– de eso ahora, especialmente respecto a los drones. No cabe duda de su efectividad, pero hay terribles consecuencias de su uso incontrolado.

Se puede decir que tanto Pakistán como Yemen son menos estables y más hostiles hacia Occidente como resultado del aumento del uso de drones por parte del presidente Obama. Al estudiar el ponzoñoso legado dejado al pueblo iraquí, y lo que dejaremos al pueblo afgano, es más que deprimente oír hablar de los halcones que merodean por otros escenarios como Pakistán y Yemen, avivando las llamas del intervencionismo.

Temo que la locura en la que participé no termine nunca y que la sociedad acabará atrapada irreversiblemente en lo que advirtió 1984 de George Orwell­: guerras constantes contra el Otro, a fin de forjar una falsa unidad y lealtad al Estado.

Es muy fácil matar si no se ve al objetivo como una persona. Cuando fui a Irak como comandante de tanques, las órdenes de fuego que di al artillero reconocían una cierta legitimidad de la condición de ser humano: “Ese hombre, 100 metros adelante”. Cinco años después en Afganistán, la corrupción lingüística que siempre asiste a la guerra significaba que nos referíamos a “zonas candentes”, “múltiples pasajes en tierra” y “persiguiendo un objetivo”, o “maximizando la cadena mortal”.

El Pentágono opera unos 7.000 drones y ha pedido el Congreso cerca de 5.000 millones de dólares para drones en el presupuesto de 2012. Antes de retirarse como jefe de estado mayor de la fuerza aérea, se informó de que el general Norton Schwartz dijo que “era ‘concebible’ que los pilotos de drones en la fuerza aérea llegarían a exceder en número a los de las cabinas de piloto en el futuro previsible”. No es un mundo feliz, lejos de eso.

La intrusión de drones al campo civil también gana impulso. El presidente Obama firmó una ley federal el 14 de febrero de 2012, que permite que se utilicen en una variedad de usos comerciales y para el mantenimiento policial del orden. El firmamento nunca volverá a ser el mismo. Como en el caso de los elementos más tenebrosos de EE.UU., como su cultura de las armas, se trata de obtener beneficios, el mercado de los drones se evalua ya en 5.900 millones de dólares y se espera que se duplique en 10 años.

Durante mi estadía en Afganistán, los drones eran suministrados sobre todo por EE.UU. ya que nuestra capacidad para drones era minúscula en comparación. Los militares británicos todavía dependen del apoyo de EE.UU., ya que solo poseen unos cinco drones armados. Pero han estado ocupados: en mayo de 2012, el ministerio de Defensa confirmó que habían volado un total de 34.750 horas y habían disparado 281 misiles y bombas guiadas por laser.

Con los continuos recortes en los niveles de personal británico, no es difícil prever que los drones reemplacen cada vez más a los soldados en el terreno. Y ya que el Reino Unido ya tiene la mayor cantidad de cámaras de televisión por circuito cerrado, la intrusión de drones en la vigilancia en Gran Bretaña no requiere mucha imaginación.

Los avances tecnológicos en la guerra no tienen buenos antecedentes en términos de consecuencias imprevistas. Como revela Chris Hedges en su libro War is a Force That Gives Us Meaning, se estima que 62 millones de civiles murieron en las guerras del Siglo XX, “casi 20 millones más que los 43 millones de personal militar”.

¿Repetirá una tragedia tan demencial el Siglo XXI? Todavía quedan muchos años. Yo diría que deberíamos pecar de precaución y mantenernos profundamente preocupados por los drones.

James Jeffrey es un periodista británico que vive en EE.UU., donde obtuvo una maestría en periodismo de la Universidad de Texas en Austin, en mayo de 2012. Dejó el ejército británico como capitán en abril de 2010, después de servir más de nueve años en Queen's Royal Lancers, incluyendo períodos operacionales en Kosovo (2002), Iraq (2004, 2006) y Afganistán (2009)

© 2012 Guardian News and Media Limited

Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

rCR


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
Así le cantaron la cartilla a un "estimado" amigo nuestro, por ahí, por la red:

"Lo que te importa no es la verdad, sino cómo justificar tus prejuicios..." [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

avatar
J0SEFERNAND0
Moderador Global
Moderador Global

Nombre : José Fernando
Apellido : Altuve
Mensajes : 5216
Fecha de inscripción : 11/05/2010
Localización : Caracas, Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.